EL MISTERIOSO BOSQUE DE LOS SUICIDIOS DE JAPÓN – AOKIGAHARA

2
809
El bosque de los suicidas
Aokigahara. El bosque de los suicidas. Japón
EL MISTERIOSO BOSQUE DE LOS SUICIDIOS DE JAPÓN – AOKIGAHARA
5 (100%) 8 votos

El bosque de los suicidios de Japón. Aokigahara, el mar de árboles

El bosque de los suicidios de Japón, Aokigahara es conocido popularmente como el Mar de Árboles. Posiblemente el bosque más tenebroso del mundo por lo que allí sucede. Una larga historia de sucesos paranormales e historias desafortunadas tiene el desagradable honor de guardar bajo su tupido manto de pinos.

Bosque de los suicidas de Japón

Dónde está Aokigahara y como es 

El bosque de los suicidios de Japón, Aokigahara, es un espeso bosque de 35 km² situado al noroeste del famoso monte Fuji, entre las prefecturas de Yamanashi y Shizuoka. El bosque se encuentra situado a la orilla del Lago Sai, el cuarto lago más grande de los famosos cinco lagos del monte Fuji. El terreno está formado por roca volcánica. De hecho, Aokigahara nació con un torrente de lava durante la gran erupción del año 864.

A pesar de su frondoso bosque de pinos, debido a las características del bosque, la vida silvestre es muy escasa, dando la sensación de estar en un bosque donde la vida animal ha elegido no estar presente o ha sido excluida de su interior.

Aokigahara. El bosque de los suicidas de Japón. Mapa
Aokigahara. El bosque de los suicidas de Japón. Mapa

El bosque está formado por un tupido manto de pinos que  ocultan los rayos del sol creando una atmósfera muy oscura y tenebrosa. A plena luz del día es muy fácil desorientarse ya que al mirar arriba, se hace difícil poder ver donde está el sol o algo que sirva de referencia para orientarse. Es fácil perderse para cualquiera que entre en Aokigahara por lo que es muy común encontrar cinta adhesiva pegada al tronco de los árboles que sirve como punto de referencia para no perderse en el camino de vuelta para los senderistas aventurados. Comúnmente no suelen retirarla por lo que se ha ido acumulando año tras año.

La siniestra historia de Aokigahara

Desde hace más de 1.000 años de antigüedad se conocen poemas refiriéndose al lugar como un bosque maldito, asociándose con demonios y la mitología japonesa. Cientos de leyendas misteriosas se han ido transmitiendo a lo largo de los años haciendo referencia al bosque de Aokigahara como un lugar prohibido, maldito y demoníaco a evitar.

Yamamba. El demonio de la montaña.
Yamamba. El demonio de la montaña.

Durante el siglo XIX, Japón fue azotado por continuas hambrunas y epidemias. Las familias más pobres, ante la dificultad de criar y mantener a niños y ancianos los abandonaban en el bosque a su suerte como forma de “eutanasia“. Un acto de gran crueldad que dio motivo a numerosas historias refiriéndose al bosque como un lugar encantado por las almas de los niños y ancianos que fueron abandonados.Bosque de los suicidas de Japón

En 1959, un famoso escritor japonés llamado Seicho Matsumoto, declaró sobre el bosque de los suicidios de Japón, Aokigahara que se trata de un magnífico bosque abandonado y salvaje, afirmando que es un lugar perfecto para morir en secreto y conseguir que nadie pueda encontrar el cuerpo. Publicó una novela llamada Kuroi Jukai (El negro mar de árboles), llevada a la televisión y que narra la historia de una pareja de enamorados que deciden suicidarse en Aokigahara. Desde entonces se dice que la gente empezó a quitarse la vida en este lugar.

Bosque de los suicidas de Japón

Por qué el suicidio en Aokigahara

Japón es uno de los países con la tasa de suicidios más alta del mundo. En el año 2014 más de 25.000 personas se quitaron la vida voluntariamente en Japón. Una cifra desgraciadamente demasiado elevada.

El aislamiento, las largas jornadas laborales o la presión social y personal a las que está sometida la población hacen que el pueblo japonés encabece el triste ranking de suicidios por habitante.

Por otro lado, el aspecto filosófico-cultural de la mentalidad japonesa también es muy importante. El “suicidio honorable” es un antiguo término pero que pervive en la sociedad actual de alguna forma, y que tiene su origen en la práctica samurai de hacer el “seppuku” o en su término más popular, el “harakiri“. También se puede observar esta práctica en los pilotos japoneses de la Segunda Guerra Mundial, lo famosos “kamikazes“. Y para terminar, decir que al contrario que en occidente con el pensamiento cristiano, el suicidio nunca se ha concebido como pecado. Tal es así que incluso se llega a ver como una forma de asumir responsabilidades. Esta mentalidad cultural hace que ante las presiones sociales, los japoneses sean más propensos a quitarse la vida que en otros países.

Aokigahara. El bosque de los suicidas de Japón.
Aokigahara. El bosque de los suicidas de Japón.

Un paseo por el bosque

Si hay un lugar de referencia para quien decide quitarse la vida en el mundo, este es sin duda el bosque de Aokigahara.  Haciendo un calculo si contamos desde que se empezó a poner “de moda” el suicidio en este bosque el año 1959 desde la publicación de la novela Kuroi Jukai, que fue cuando se empezó a contabilizar los suicidios a una media de 100 muertes anuales, la multiplicación arroja una cifra hasta el año 2017 de 5.800 suicidios en 58 años. ¡Espeluznante! Con estas cifras, adentrarse en este bosque es sin duda muy osado y atrevido. Hay que tener mucha fuerza mental para aguantar, si somos conscientes de que 5.800 personas atormentadas se han quitado la vida en este lugar. Pasar una noche entre los pinos que guardan las almas de las personas que una vez desesperadas decidieron terminar con su tormento suicidándose es sin duda y no menos que acojonante.

Entre los que deciden quitarse la vida en Aokigahara, la forma más habitual de hacerlo es por el método del ahorcamiento, usando normalmente para ello la rama de algún pino. El segundo método elegido por los suicidas es el envenenamiento,  generalmente con algún tipo de droga.

Aokigahara. El bosque de los suicidas de Japón
Aokigahara. El bosque de los suicidas de Japón

Esta historia es tan recurrente que desde 1971 se empezó a organizar una vez al año batidas de rastreo para encontrar cadáveres de suicidas que por desgracia, no hayan podido ser encontrados casualmente a lo largo del año por los senderistas o guardias forestales. Suelen organizarse en equipos formados por bomberos, policías y voluntarios que suelen sobrepasar las 300 personas. Diariamente, una furgoneta de la policía vigila los alrededores de Aokigahara buscando cadáveres de suicidas.

Debido a la cantidad de personas que anualmente pierden la vida en Aokigahara, el bosque puede llamar la atención de forma frívola, como el lugar de innumerables tesoros a causa de la cantidad de joyas, tarjetas de crédito, carteras con dinero o cualquier pertenencia con valor que los suicidas portaran antes de su desenlace final. Una vez se encontró la cartera de un cadáver con 370.000 yenes, unos 3700 euros.

Aokigahara. El bosque de los suicidas. Japón. Pertenencias,
Aokigahara. El bosque de los suicidas. Japón. Pertenencias,

Los caminos  en el interior del bosque están llenos de carteles y letreros intentando animar a los desesperados suicidas y evitar que cumplan con su lamentable objetivo. Ver estos carteles es cuando menos escalofriante. Los carteles tienen mensajes como “Tu vida es preciosa” , “Piensa en tu familia”  o  “La vida es un regalo que te dieron tus padres“. Suelen estar puestos por la policía.

Aokigahara. El bosque de los suicidas. Japón. Carteles.
Aokigahara. El bosque de los suicidas. Japón. Carteles.

El gobierno ha dejado de dar datos sobre el número de suicidios desde hace algunos años para evitar llamar la atención de estos sucesos y de algún modo no crear el efecto llamada que pudiera tener.

Sucesos paranormales

Para complicarlo todo un poco más, el misterio aumenta debido al campo magnético de la zona que hace que las brújulas no funcionan correctamente. También afecta a la telefonía y el GPS, poniendoselo más difícil a las personas que se encuentren perdidas o desorientadas.  No se sabe exactamente porqué ocurre esto, pero se cree que pueda ser por un yacimiento de hierro magnético.

Yurei, es el alma o espíritu inquieto, que según las leyendas japonesas, persigue a quien se adentra en el bosque. Otros dicen que cuando entra una persona con pensamientos negativos, los demonios les impiden poder volver atrás. Hay quien a podido vivir esta experiencia describiendola como una gran sensación de pánico y una fuerte sensación como si los árboles estuvieran continuamente observandolos y acechandolos. Han sentido al mismísimo diablo que los atraía al interior de las entrañas de la tierra.

A lo largo del los años, muchos investigadores del mundo paranormal han podido investigar el fenómeno que allí se da de forma habitual. Multitud de psicofonías, apariciones o extrañas luces han sido documentados a lo largo del tiempo. Por ejemplo, en una ocasión, un equipo de investigación que se encontraba reconociendo la zona, descubrió un campamento abandonado de forma espontánea. Como si hubieran desaparecido de forma súbita, dejando todas sus pertenencias intactas. En ese lugar ese mismo día, pudieron registrar psicofonías y se tomaron fotografías inexplicables.

Los lugareños se quejan respecto a que la imagen que hay por los suicidios y los fenómenos paranormales es muy negativa y produce bastante miedo a la gente que pudiera tener la oportunidad de ir a visitar la zona. Ellos proclaman que el bosque es espectacularmente bonito. Cuenta con formaciones de lava, arboles con mas de 300 años, cuevas de hielo, unas vistas espectaculares del monte Fuji, un gran lago… El hecho de poder encontrarte con el cadáver de un suicida, o experimentar un suceso extraño y desagradable ha excluido al turismo en la zona, afectando negativamente la posible economía del turismo rural en la zona.

En 1993 el escritor Tsurumi Wataru publicó un libro llamado El Completo Manual del Suicidio. Se vendieron más de 1’3 millones de ejemplares solo en Japón. Recomendaba Aokigahara como el mejor sitio para quitarse la vida que se podía encontrar. En fin, recomiendo que no hagáis caso de esta recomendación…

Manual del suicidio.
Manual del suicidio.

Recientemente en 2016 se rodó un película titulada “El bosque de los suicidios“(The Forest), en la que una chica estadounidense, Sara, busca a su hermana gemela desaparecida en el bosque el bosque de los suicidios de Japón, Aokigahara.

El bosque de los suicidios de Japón
Fotograma de la película The forest.

¿Qué os ha parecido esta entrada? El bosque de los suicidios de Japón… ¡¡¡Japonpedicamente terrorífica !!!

2 COMENTARIOS

  1. Simplemente brutal, super interesante Jesús la verdad que no me importaría adentrarme un poco en el bosque eso sí de día.

    • Gracias Roberto.
      Yo pase muy cerca del bosque Aokigahara cuando subí al monte Fuji, pero nunca he entrado. Pienso hacerlo cuando tenga una oportunidad, posiblemente en 2018. Ya contaré mi experiencia…pero como tu dices Roberto. De día !!!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here